La Justicia alemana suspende cautelarmente la vigilancia del partido ultraderechista AfD

0
La Oficina Federal para la Protección de la Constitución, el servicio de inteligencia de interior alemán, no podrá finalmente clasificar como «caso de sospecha» y por consiguiente someter a vigilancia al partido antieuropeo y antiextranjeros
Alternativa para Alemania (AfD), como había anunciado esta misma semana. En respuesta a un recurso por vía de urgencia, el Tribunal de lo Contencioso-Administrativo de Colonia ha prohibido hoy temporalmente esa vigilancia, como medida cautelar hasta que el asunto sea estudiado. La demanda denuncia ante el tribunal una «intervención de manera injustificada en la igualdad de oportunidades constitucionalmente garantizada de los partidos políticos».

En un comunicado de prensa, la corte señala que cuando se produzca esa calificación como caso sospechoso, «la igualdad de oportunidades garantizada constitucionalmente de los partidos políticos será interferida de manera inaceptable» y reconoce que el anuncio de la vigilancia, primero filtrado a los medios de comunicación, apunta a una mala práctica por parte de la Oficina Federal para la Protección de la Constitución (BfV), que «no tuvo suficiente cuidado» al permitir que se hiciera público de forma inadecuada. El jefe de la BfV, Thomas Haldenwang, debería haberse ocupado según el tribunal de que el asunto fuese gestionado como un asunto interno.

Tras conocerse la medida el miércoles, numerosos políticos del resto de partidos alemanes habían reaccionado con satisfacción a la decisión de la autoridad. La decisión del Tribunal Administrativo de Colonia es impugnable y, en ese caso, sería el Tribunal Administrativo Superior de Münster el que debería decidir sobre la denuncia.

Informe interno
Mientras tanto, el tribunal de Colonia estudiará el informe interno de más de mil páginas con el que la BfV ha justificado su decisión y en el que se advierte, por ejemplo, sobre una creciente propensión a la violencia dentro de la AfD. Según el informe, «una parte sustancial del partido pretende suscitar o reforzar un rechazo fundamental de la población al gobierno federal y de todos los demás partidos, así como hacia sus representantes». Subraya además la importancia de controlar al ala más radical, liderada por Björn Höcke. Formalmente, la red de extrema derecha en torno al ex presidente del grupo parlamentario de Turingia se ha disuelto desde la primavera pasada, pero la BfV está convencida de que su influencia ha seguido creciendo.

El «ala» no es un «grupo escindido insignificante», sino «una corriente importante en el partido», mantiene el documento, que habla de «dos bloques»: uno alrededor del líder del partido Jörg Meuthen y otro alrededor de Björn Höcke. En esta evaluación se incluyeron declaraciones de 302 funcionarios, 88 de ellos a nivel federal.