Egipto retiene el barco Ever Given hasta que no pague 916 millones de dólares por la crisis de Suez

0
El Ever Given, el megabuque portacontenedores que atascó el Canal de Suez y las cadenas de suministro entre Europa y Asia provocando pérdidas diarias de más de 9.000 millones de dólares durante una semana, vuelve a estar retenido en las aguas egipcias apenas dos semanas después de su liberación. Esta vez, el Ever Given, quizá el barco más famoso del mundo en este atípico 2021, no se encuentra encallado en tierra por causa mayor, fallo técnico o humano sino anclado en la zona del Gran Lago Amargo por una negociación en marcha entre Egipto y los responsables del navío.

Esta semana, un tribunal de la localidad egipcia de Ismailía, al noreste de Egipto, ha respaldado la demanda de la Autoridad del Canal de poder capturar el buque, de 220.000 toneladas y 400 metros de eslora, hasta que la compañía japonesa propietaria del navío asuma la factura de 916 millones de dólares en compensación por las pérdidas generadas y las labores de rescate organizadas por el país árabe. La corte ha fundamentado su veredicto en los artículos 59 y 60 de la ley de comercio marítimo de Egipto, que determina que el barco permanecerá incautado hasta que se pague la cantidad en su totalidad, informó el periódico estatal Al-Ahram.

«El buque ahora está oficialmente incautado. No quieren pagar nada», dijo el pasado lunes Osama Rabie, director de la Autoridad del Canal de Suez, a la principal cadena estatal. Rabie adelantó que la investigación sobre la crisis será publicada este jueves independientemente de las negociaciones por la compensación de las compañías responsables. El atasco de Suez bloqueó el paso de más de 400 buques por esta ruta de navegación clave para el comercio mundial.

Junto a los bienes que transporta el Ever Given, de bandera panameña, los 25 tripulantes, de nacionalidad india, se encuentran detenidos de facto por las autoridades egipcias. Según ha informado en un comunicado los directores técnicos del barco, Bernhard Schulte Shipmanagement (BSM), el personal a bordo está «a salvo, goza de buena salud», destacando que «ha estado trabajando en estrecha colaboración con todas las partes involucradas para hacer reflotar al barco.

Después de dos semanas de inspecciones técnicas tras la liberación del barco el pasado 29 de marzo, el Ever Given se disponía a navegar por Port Said, donde tenía previsto pasar otra revisión, antes de partir con destino el puerto de Rotterdam. El Grupo Internacional P&I Club, con sede en Reino Unido y que es una mutualidad de seguros formada por los armadores que nutren de un fondo de maniobra en caso de catástrofes, informó el pasado martes que había realizado una contraoferta «generosa y cuidadosamente estudiada» a la autoridad del canal, mostrándose «decepcionada por la decisión posterior de la SCA (autoridad del Canal de Suez) de incautarse el buque».

Como apuntan los directores técnicos del barco, las primeras investigaciones apuntan a que el Ever Given pudo quedar retenido en tierra debido al fuerte viento. «Si hubiera causa de fuerza mayor, un hecho imposible de evitar como una tormenta de arena, cada cual asume sus propias pérdidas porque el hecho no se le puede imputar a nadie por responsabilidad», explicó a ABC Félix Ruiz-Gálvez, de un bufete homónimo especializado en derecho marítimo. Aunque resulte complejo demostrar una fuerza mayor, señaló el experto, en caso de negarse las aseguradoras a pagar, el litigio se deberá resolver en la jurisdicción egipcia, por ser la del país afectado.