Bukele: populismo contra «los de siempre»

0
Es una estrategia que se ha intentado en otros países con instituciones más fuertes, pero que en El Salvador, con una democracia más joven y frágil, ha tenido éxito. Un joven millenial de treintaitantos, adicto a las teleseries y ducho en redes sociales, se desencanta con el bipartidismo y decide lanzarse a una quijotesca campaña contra «los mismos de siempre». Para sorpresa de propios y extraños, su populismo convence, y gana la presidencia. Lo que viene después es una advertencia para quienes se dejan cortejar por esa nueva corriente que quiere superar las viejas alternancias entre partidos centristas de izquierda o derecha: con el respaldo de ganar elecciones gracias a su desenfado y popularidad, el nuevo líder se hace con el legislativo, al que antes ha rodeado de militares, y lanza un último ataque contra el judicial.

Nayib Bukele (San Salvador, 1981) lo hace todo, dice, por el pueblo, para que los de abajo por fin tengan voz. Uno de sus últimos mensajes en Twitter: «El pueblo no nos mandó a negociar. Se van. Todos». Como muchos de los populistas de nuevo cuño, Bukele no se define ni de izquierdas ni de derechas, probablemente porque se ha vestido de todos los colores para poder llegar donde hoy se encuentra. El partido oficialista, el izquierdista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), le expulsó por llamar «bruja» a una concejal. Se unió después a la centroizquierda del Cambio Democrático, partido que fue clausurado por el Tribunal Supremo Electoral. Como última alternativa, tuvo que unirse al partido de derecha Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA), antes de consolidar su propio partido, Nuevas Ideas.

Su carrera política, vinculada a la casta a la que ahora quiere erradicar, fue como alcalde de Nuevo Cuscatlán, un diminuto pueblo cafetalero. Marginado por los medios tradicionales, decidió probar suerte con las redes sociales y su estilo irreverente le abrió las puertas de la alcaldía de la capital, San Salvador. En el camino ha amasado 5,5 millones de seguidores en Facebook y 2,4 millones en Twitter, plataformas en las que habla con youtubers y otros influencers y recomienda series como «House of cards».

Como muchos populistas, Bukele ha empleado los beneficios de limitar y donar salarios. Sus emolumentos como alcalde de San Salvador y presidente los ha donado para becas. Bukele vive de lo que ganó como empresario antes de meterse a política. Nacido el 24 de julio de 1981, es hijo de un exitoso empresario químico de origen palestino, Armando Bukele. Estudió Derecho en la universidad jesuita Centroamericana de San Salvador, pero no se graduó, y comenzó a trabajar desde los 18 años en una empresa de su padre. Tras ascender a la presidencia en junio de 2019, se ha dedicado a consolidar su poder, y ha ignorado a los medios de comunicación, llegando a despedir a funcionarios a golpe de mensaje en Twitter.