Una docena de republicanos se vuelve contra Trump y propicia la anulación del estado de emergencia

0
52
Donald Trump sufrió este jueves una derrota simbólica a manos de su propio partido. Un grupo de 12 republicanos se unió a los demócratas y votó a favor de una resolución en el Senado con la que anulan la declaración del estado de emergencia para construir el muro en la frontera con México. El presidente vetará la medida y acusó a los disidentes de su partido de beneficiar a la oposición demócrata. «La declaración es constitucional, votar contra ella es votar contra la seguridad en la frontera y a favor del crimen», dijo Trump en la Casa Blanca.

Los senadores conservadores que votaron contra Trump, incluido Marco Rubio, acusaron al presidente de extralimitarse en sus funciones. Mitt Romney, fallido candidato republicano a la presidencia en 2012, explicó su decisión como «un voto a favor de la Constitución y la separación de poderes». Dado que demócratas y republicanos no llegaron a un acuerdo para concederle al presidente los 5.700 millones de dólares (5.000 millones de euros) que necesita para proseguir la construcción del muro, este declaró el estado de emergencia, algo que le permite apropiarse de fondos reservados para gasto militar.

Un trío de senadores republicanos fieles a Trump maniobró hasta el último minuto para evitar la imagen de un partido votando contra su presidente, algo no muy común en el Capitolio. Los tres —Lindsey Graham, Ted Cruz y Ben Sasse— se plantaron a las puertas de la Casa Blanca el miércoles por la noche para pedirle al presidente que suspendiera el estado de emergencia y confiara en que los republicanos encuentren una forma para acabar facilitándole los fondos que necesita para proseguir la construcción del muro. Trump, que estaba cenando con la primera dama, los recibió pero rechazó su oferta.

El veto de Trump a esta resolución sería el primero de su presidencia, emitido sólo dos meses después de que los demócratas hayan tomado control de la Cámara de Representantes tras ganar las elecciones parciales de noviembre.