Un testigo habla del intento de matar al líder del Daesh: «La lucha fue intensa»

0
94
Han surgido nuevos detalles del intento de golpe contra el líder del Daesh, Abu Bakr al-Baghdadi, con testigos que afirman que combatientes extranjeros perdieron una batalla de dos días con sus guardaespaldas antes de ser detenidos y ejecutados.

Un testigo que habló con «The Guardian» después de haber sido contrabandeado desde la última aldea en el este de Siria en poder de Daesh, dijo que el enfrentamiento tuvo lugar en Keshma, una aldea cercana a Baghouz en septiembre, tres meses antes de lo que los oficiales de inteligencia regionales creían.

«Lo vi con mis propios ojos», dijo Jumah Hamdi Hamdan, de 53 años. «Estaba en Keshma y en septiembre los Khawarij (infieles) intentaron capturarlo». «La lucha fue muy intensa, tenían túneles entre casas. Eran principalmente tunecinos y muchas personas murieron», aseguró el testigo.

Hamdan dijo que Al Baghdadi luego se mudó a Baghouz, desde donde huyó al desierto a principios de enero. Este testimonio fue apoyada por altos funcionarios regionales, quienes dicen que probablemente se quede allí, ya que los restos del llamado califato que construyó se están desintegrando.

Un oficial militar de alto rango de las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF), la fuerza liderada por los kurdos que luchan contra el Daesh, dijo que otros miembros de la legión extranjera de Daesh se habían unido a la lucha, incluidos los argelinos y los marroquíes. «Fue un choque muy duro y excomulgaron a los perdedores», dijo un comandante de la SDF en la línea frontal de Baghouz, que usa el nombre de guerra Adnan Afrini. «Comenzó a mediados de septiembre y fue un intento muy serio de matarlo o capturarlo. No creemos que esté en la ciudad ahora».

Hamdan dijo que Baghdadi y su fuerza de guardia habían estado en el área durante casi seis meses antes de huir. «Trató de mantener un perfil bajo y no viajó por la ciudad con ellos, pero todos sabíamos dónde estaban. Usó un viejo coche rojo», comentó.

Se dice que Abu Bakr al-Baghdadi sobrevivió al ataque en septiembre

Nemsha, junto con gran parte de Baghouz, está en ruinas mientras las fuerzas kurdas y las fuerzas especiales de Gran Bretaña, Francia y los Estados Unidos aprietan la red en el último bolsillo que contiene el grupo: una pequeña franja de tierra a lo largo del río Éufrates.

Las fuerzas kurdas en la línea frontal de Baghouz estiman que el área está defendida por unos 400 miembros incondicionales del Daesh, que no pretenden rendirse. El SDF dijo que había capturado 41 posiciones mantenidas por el grupo terrorista.

Se cree que los líderes del Daesh retienen a los rehenes occidentales que fueron capturados por la organización en los últimos cinco años y que tienen la intención de utilizar como fichas de negociación. Se cree que el periodista británico John Cantlie está entre ellos y los residentes de Baghouz que han huido de la ciudad sugirieron que se usaban cuevas en las afueras para esconderlo a él y a otros cautivos.