Trump cierra EE.UU. a la Corte Penal Internacional para que no investigue supuestos abusos en Afganistán

0
46
El Gobierno de Estados Unidos impedirá la entrada en el país de los funcionarios de la Corte Penal Internacional por la apertura de una investigación sobre supuestos abusos cometidos en la guerra de Afganistán. El jefe de la diplomacia norteamericana, Mike Pompeo, dijo ayer en un discurso que ya ha revocado todos los visados concedidos a los empleados de ese tribunal, fundado en 2002 en La Haya y que ha presentado cargos contra 44 personas por genocidio y crímenes de lesa humanidad o de guerra.

«Desde hoy queda aprobada una política de restricción de visados a aquellas personas responsables de cualquiera de las investigaciones de la Corte Penal Internacional sobre funcionarios norteamericanos», dijo ayer Pompeo en una rueda de prensa en el departamento de Estado. «Estas restricciones de visados también se aplicarán para impedir los intentos de la Corte de perseguir a funcionarios aliados de EE.UU., como Israel, sin nuestro consentimiento».

En 2016, la fiscalía de la Corte acusó a las fuerzas armadas de EE.UU., presentes en Afganistán desde 2001, de crímenes de guerra relacionados con la tortura y otros tipo de maltratos en campos secretos de detención gestionados por la CIA. Ante la posibilidad de que prosperaran denuncias como esta, George Bush hijo habían retirado a EE.UU. del tratado de apoyo a la Corte después de los atentados terroristas del 11-S.

Pompeo, además, dijo ayer que se reserva la posibilidad de congelar los fondos y bienes de la Corte y sus empleados en EE.UU. y que puede incluso aplicar sanciones económicas contra sus funcionarios si prosiguen las investigaciones sobre esos supuestos crímenes de guerra en Afganistán.

Ataque innecesario

Un portavoz de la Corte, Fadi el Abdalá, lamentó ayer en un correo electrónico la decisión de la Casa Blanca y dijo que es un ataque innecesario a «una institución judicial imparcial e independiente necesaria para que aquellos que son responsables de los peores crímenes bajo el derecho internacional acaben rindiendo cuentas». Añadió que las investigaciones abiertas van a proseguir.

Otro de los puntos de fricción entre la Corte y EE.UU. han sido las denuncias de las autoridades palestinas contra los supuestos crímenes humanitarios del Gobierno de Israel en Cisjordania y la Franja de Gaza. Pompeo dijo que la Casa Blanca trabajará también activamente para proteger a Israel de esas pesquisas.

El tribunal de La Haya tiene 123 países miembros, entre ellos los de la Unión Europea, y ha juzgado y condenado, entre otros, a Muamar el Gadafi de Libia o Joseph Kony de Uganda. Ni EE.UU. ni Rusia ni China son miembros. Aunque EE.UU. no es un Estado parte del CPI, sí lo es Afganistán, donde se habrían cometido los crímenes.