Trece cristianos fueron asesinados cada día por su fe en 2020, según la ONG Puertas Abiertas

0
Más de 300 millones de cristianos sufren persecución en el mundo a causa de su religión, según revelan los últimos estudios de la oenegé católica Ayuda a la Iglesia Necesitada y la protestante Open Doors, (Puertas Abiertas), que por su parte acaba de dar a conocer su informe relativo a 2020. Ese año, fueron registrados 4.761 asesinatos por razón de la fe cristiana, frente a los 2.983 del informe correspondiente a 2019, lo que supone un incremento del 60 por ciento. En otras palabras, unos trece asesinatos de cristianos al día.

De los 50 países con más acoso a los cristianos por su fe, 14 países se sitúan en África, un fenómeno que los analistas relacionan con el fuerte crecimiento de la Iglesia en países y territorios controlados hoy por una mayoría musulmana. Según Pew Research Center, el cristianismo crece en África más que en ningún otro continente del mundo. Hoy, tres de los diez países con más cristianos en el mundo están en África; si no se revierte la tendencia, en 2060 habrá seis en la lista de «top ten».

Al fenómeno sociológico, que amenaza los actuales equilibrios del poder, se suma el traslado a tierras del Sahel y norte de África de células y recursos yihadistas que han perdido –hoy por hoy– la batalla por el «califato» en Irak y en Siria. Viejos y nuevos grupos armados que predican la «guerra santa» causan estragos en un inmenso triángulo que comprende Nigeria, Niger, Chad, Burkina Fasso, Camerún y Mali, y se ceban en poblaciones de civiles cristianas e indefensas.

Así se explica el informe de Open Doors, que denuncia que solo en Nigeria fueron asesinados el año pasado 3.520 cristianos. Las matanzas fueron protagonizadas por los yihadistas de Boko Haram y por radicales musulmanes de las tribus de pastores nómadas, que atacan a los agricultores cristianos. Africa fue escenario en 2020 del 91 por ciento de los asesinatos de cristianos.

En materia de ataques a iglesias -destrucción de templos, eliminación de crucifijos, cierres administrativos- la palma en 2020 se la lleva China. El régimen comunista atacó, según Open Doors, un total de 3.088 iglesias, una cifra muy elevada teniendo en cuenta que la población cristiana (católica y protestante) en el gigante asiático oscila en el 5 por ciento, unos 68 millones. El régimen comunista de Xi ha atacado en los últimos siete años un total de 18.000 templos cristianos, condenando de hecho a esa minoría a las catacumbas.

En el capítulo de la persecución por la fe, Open Doors registra 4.277 condenas de cárcel en 2020, cifra levemente inferior a la de 2029 (4.811). No obstante, la ONG recuerda que la persecución más sutil es la que se materializa en la discriminación de las minorías cristianas, tanto en la legislación (ley de la blasfemia en Pakistán) como en la vida real, con el veto a la entrada de cristianos en el ejército o la administración pública.