Renaud Camus, el pensador en el que se inspiró el terrorista: «Lo que ha hecho va en contra de lo que he escrito»

0
25
El nombre del escritor y pensador Renaud Camus (Chamalières, Francia, 1946) fue uno de los que más sonó ayer, después de que se supiera que Brenan Tarrant, el terrorista que mató a 49 personas en una mezquita de Christchurch, en Nueva Zelanda, había escrito un manifiesto llamado «El Gran Reemplazo». En ese texto, Tarrant exponía una amalgama de ideas supremacistas y radicales a las que sumaba preocupaciones demográficas, ya que se decía inquieto por la posible sustitución de la «población blanca» de «Occidente» por «invasores» o extranjeros. Muchos recordaron que «El Gran Reemplazo» es también el nombre de un libro de Camus, que reaccionó a la lluvia de críticas que le cayó encima denunciando la tragedia y subrayando que el atacante ignoraba el fondo su pensamiento, como dijo por teléfono a ABC.

¿Qué es el Gran Reemplazo? ¿Una teoría?

No es una teoría en absoluto. Es el nombre de un fenómeno que, creo, es el más importante de todos los que tienen lugar hoy en día, y quizá de la historia de Francia y de varios países europeos. Es un nombre, como la Guerra de los Cien Años, la Revolución Francesa, la Gran Guerra, la Ocupación o la Resistencia. Bajo mi punto de vista, el Gran Reemplazo es lo más importante que ocurre en Francia desde hace cuarenta años, es decir, el cambio de pueblo y de civilización, porque una deja paso a otra.

¿Cree que la población «blanca» de Francia puede ser reemplazada, como afirmaba Tarrant en su manifiesto?

La población francesa, sí. Reemplazada muy rápidamente. Hay un cambio de población manifiesto que todo el mundo ha negado durante veinte años. Ahora la gente no lo niega, e incluso aquellos que lo han negado reconocen hoy ese hecho, aunque solamente dicen que es maravilloso, que hay que acostumbrarse y vivir con él.

¿Cuáles son, bajo su punto de vista, las características de la identidad francesa?

Las características… El saber vivir, la dulzura de vivir, la amabilidad, la educación, la claridad…

El terrorista que atentó ayer en Nueva Zelanda escribió un manifiesto llamado «El Gran Reemplazo», como su libro. ¿Qué opina?

Me parece que desastroso. Ha cogido el título de mi libro y lo ha contradicho totalmente, porque sus acciones son absolutamente contrarias a todo aquello que yo he podido escribir, decir o pensar desde hace veinte años. Soy totalmente no violento, hostil a todos los actos de violencia y al terrorismo. El centro de mi reflexión política es un concepto que se llama «l’in-nocence», sobre la no violencia.

¿Ha recibido muchas críticas?

No he parado. Algunas reacciones son críticas, los enemigos son hostiles.

¿Cuál era, según usted, la ideología del terrorista?

No tengo ni idea, no conocía para nada a este señor, no sabía nada de él. Quizá es un supremacista blanco, que decía que era anti conservador y que apoyaba al Partido Comunista Chino. No conozco su pensamiento político.

Se definía como «eco-fascista».

Es la primera vez que escucho esa expresión, no sé lo que es.

¿Es usted próximo a Agrupación Nacional, el partido de Marine Le Pen?

No, para nada.