Rafael Arraiz: «EE.UU. salvó a Venezuela de una invasión europea a principios del siglo XX»

0
35
Autor de una trilogía esencial y didáctica para comprender Venezuela desde su nacimiento hasta nuestros días, Rafael Arraiz Lucca (Caracas, 1959) reflexiona para ABC sobre la crisis que hoy atraviesa su país. En esta conversación, el historiador señala las virtudes que han convertido a Juan Guaidó en un político que goza de la simpatía de los ciudadanos, y recuerda que, a pesar de la retórica antiestadounidense que a menudo emplea Maduro, la influencia de Washington no siempre ha resultado trágica para los países del continente.

¿Hay antecedentes de procesos de transición en Venezuela en el siglo pasado?

Podemos ubicar en el siglo XX tres transiciones políticas en Venezuela: primero en 1936, cuando finaliza la dictadura del general Gómez y comienza el Gobierno de Contreras, y donde no hubo violencia militar; en 1935, cuando se produjo el golpe de Estado contra Isaías Medina, y Medina no quiso enfrentarse para evitar un baño de sangre, y no hubo muertos; en 1958, cuando el dictador Pérez Jiménez pudo enfrentarse a los militares insurrectos, pero no quiso y se fue para evitar un baño de sangre. De modo que las transiciones políticas donde han estado implicados militares han ocurrido sin grandes derramamientos de sangre. La pregunta es qué va a pasar en esta situación, cuando para Nicolás Maduro es muy difícil gobernar sin reconocimiento de la comunidad internacional y sin recursos. Eso es lo que no sabemos cómo va a terminar, pero hay un marco legal por el que la presidencia encargada recae en el presidente de la Asamblea Nacional. Hay un factor jurídico sobre la mesa que distingue este proceso de las transiciones anteriores. En las transiciones anteriores, el tema constitucional y jurídico no estaba sobre la mesa, era sobre todo relacionado con la fuerza militar, pero en este caso hay argumentos jurídicos.

¿De qué tipo?

La Asamblea Nacional detenta un poder electo con toda legitimidad y sostiene el argumento de que Maduro fue electo ilegítimamente el 20 de mayo de 2018, porque las condiciones de calidad electoral mínima no estaban dadas.

¿De dónde viene la implicación de los militares en la vida política venezolana?

Nace con las guerras de Independencia. Todo el siglo XIX fue gobernado por militares en Venezuela. La presencia del factor militar en la vida política venezolana ha sido muy frecuente. Ha habido periodos en los que no, pero históricamente ha tenido mucha fuerza.

¿Y durante el chavismo?

Hugo Chávez era un teniente coronel, y dio a los militares un protagonismo político que antes no tenían.

¿De dónde procede la tendencia del Ejército a actuar como árbitro político en Venezuela?

En Venezuela, en el siglo XIX, y por razones económicas, el Estado nunca logró tener un Ejército nacional. No tuvo el control del territorio, porque no tenía recursos, y eso favoreció el crecimiento de caudillos regionales con sus ejércitos propios. Eso terminó en Venezuela en 1903, cuando el general Gómez derrotó a los caudillos militares. Entonces desapareció el caudillismo, pero el Ejército se consolidó como la gran institución nacional, porque había derrotado a los caudillos. Esa es la explicación de la preeminencia del sector militar en la Venezuela del último siglo. Sin embargo, hubo una democracia liberal representativa entre 1958 y 1998, y durante cuarenta años prevaleció el civismo sobre el militarismo. Pero sería un error pensar que el chavismo es solo militarismo.

¿Qué más es?

En este caso, creo que estamos ante una izquierda premoderna, que no asume los mecanismos democráticos plenamente, que los bordea, que se acerca a ellos pero los evita. Hay una izquierda premoderna gobernando.

¿Existe en Venezuela otra izquierda, que sí asuma la democracia?

En Venezuela, en los 70, se creó el Movimiento al Socialismo y después la Causa R. Ambos partidos asumieron la democracia de forma verdadera y plena. Pero no fueron los que gobernaron con el chavismo.

¿Cómo explica la aceptación de la que disfruta Juan Guaidó?

Creo que se debe a varios factores, pero uno importante es su personalidad. Es un hombre que está desempeñando una tarea. La gente, con su sagacidad, percibe que no hay en él un ego inflado. Además, se ha creado una mágica identificación del pueblo con Guaidó.

A diferencia con Maduro y otros líderes de la oposición, no grita, razona, habla poco y de forma clara, precisa. Me han dicho que el origen de eso es su formación como ingeniero.

También ha sido clave la influencia internacional.

Muy grande. Para cualquier gobierno, con independencia de la situación actual y en un mundo globalizado, seguir sin el reconocimiento expreso del resto de la comunidad internacional es una tarea prácticamente imposible.

¿Qué opina de los que dicen que esta es una nueva intervención injustificada de Estados Unidos en otro país americano?

Estados Unidos no siempre ha tenido una influencia negativa. En 1902, salvaron a Venezuela de la invasión inglesa, alemana y francesa que venía a cobrarse las deudas de la República con los bancos de esos países. Si no tuvo lugar, fue porque Estados Unidos aplicó la doctrina Monroe

:
América para los americanos. Hace un siglo, cuando estuvimos a punto de ser invadidos por las potencias europeas, nos salvaron ellos.

¿Cómo cree que va a terminar la crisis abierta en Venezuela?

No sé lo que va a ocurrir, pero deseo que termine en una negociación política pacífica, y sin un baño de sangre.