Netanyahu promete la anexión del Valle del Jordán si gana las elecciones

0
13
24 horas después de meter a Irán y su amenaza nuclear en la campaña electoral y denunciar que la República Islámica construyó una base secreta para la fabricar armas atómicas, Benjamín Netanyahu volvió a dirigirse a la nación, pero esta vez para anunciar la anexión del Valle del Jordán. A falta de menos de una semana para la apertura de las urnas, las encuestas vuelven a mostrar un resultado muy parejo entre el Likud y la coalición «Azul y Blanco», liderada por el ex jefe del Ejército Benny Gantz, y el primer ministro recurrió a la anexión de esta parte de Cisjordania para garantizarse el apoyo de los partidos ultranacionalistas.

«Si recibo de ustedes, ciudadanos de Israel, un claro mandato hoy declaro mi intención de aplicar, con un futuro gobierno, la soberanía de Israel sobre el valle de Jordán y la parte norte del mar Muerto», declaró el líder conservador, que también se mostró dispuesto a aprovechar la «oportunidad histórica y única de aplicar nuestra soberanía sobre nuestras colonias en Judea y Samaria, y en otros lugares claves para nuestra seguridad, nuestro patrimonio y nuestro futuro». Netanyahu tiene claro su plan, pero para llevarlo a cabo deberá primero ganar las elecciones, ser capaz de formar gobierno y, por último, esperar a la publicación del «plan del siglo», que Donald Trump tiene previsto revelar tras la celebración de los comicios.

Pese a que la oposición tachó el anuncio de «electoralista», el líder del Likud aseguró que su anuncio es el fruto cosechado tras llevar a cabo importantes «esfuerzos diplomáticos». Esta sería la tercera anexión realizada por los israelíes, que aplicaron esta estrategia que viola el derecho internacional con Jerusalén Este, en 1980, y los Altos del Golán, en 1981. El Valle del Jordán supone un treinta por ciento de la superficie de Cisjordania y supondría un golpe definitivo contra la solución de los dos estados, uno israelí y otro palestino, en la que trabaja la comunidad internacional desde hace décadas.

Condena palestina
El primer ministro palestino, Mohamed Shtayeh, acusó a Netanyahu de ser «un destructor del proceso de paz» y el secretario general de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Saeb Erekat, calificó de «manifiestamente ilegal» este plan que «se suma a la larga historia de violaciones del derecho internacional por parte de Israel». El jefe de la diplomacia jordana, Ayman Safadi, también
reaccionó a las palabras de Netanyahu
y advirtió que la anexión
«llevaría a toda la región a la violencia».

Tras el anuncio televisado sobre la anexión, Netanyahu se desplazó a Ashdod, cerca de la frontera con Gaza, para realizar un acto de campaña, pero su intervención terminó de forma abrupta ya que l
os guardaespaldas le tuvieron que sacar del escenario cuando empezaron a sonar las alarmas antimisiles. Los medios israelíes mostraron las imágenes del momento y, aunque finalmente no impactó proyectil alguno, aseguraron que el primer ministro fue llevado a un refugio donde estuvo a salvo.