Llegan a Turquía los primeros misiles S-400 de Rusia pese a las reticencias de EE.UU. y la OTAN

0
29
El primer suministro de lanzaderas de misiles antiaéreos S-400 llegaron este viernes a Turquía procedentes de Rusia en el marco del contrato firmado por ambos países en abril de 2017. Esta transacción ha sido duramente criticada por Estados Unidos y la OTAN por considerar que un miembro de la Alianza como es Turquía no debe depender de Rusia desde el punto de vista armamentístico. Washington amenaza incluso a Ankara con sanciones y con entregar los aviones de combate F-35.

«La primera entrega del sistema de defensa de misiles S-400, que se adquiere para cubrir las necesidades de la defensa aérea de Turquía, ha comenzado a llegar a la base aérea de Mürted en Ankara desde hoy 12 de julio de 2019», se asegura en el comunicado difundido por el Ministerio de Defensa ruso.

El envío fue también confirmado por el Servicio Federal de Cooperación Técnico-militar de Rusia, cuya portavoz, María Vorobiova, declaró a la agencia Interfax que «los envíos se harán con arreglo a los plazos acordados». El contrato entre Moscú y Ankara para la compra de los sistemas S-400 fue concluido hace dos años.

La tecnología más sofisticada
Los S-400 son el sistema de defensa antimisiles y contra ataques aéreos más sofisticado actualmente en el arsenal ruso y uno de los más eficaces del mundo. Sin embargo, Estados Unidos y la OTAN han criticado la operación porque ven posible que la tecnología que emplean las baterías S-400 puedan ser utilizada para captar información sensible sobre los sistemas instalados en las aeronaves militares de la Alianza y que Rusia pudiera tener acceso a esos datos. Se argumenta también que los S-400 no son compatibles con los equipamientos de la Alianza.

Por eso, EE.UU. ha advertido a Turquía que podría quedarse sin los cazas norteamericanos F-35 que planeaba adquirir. Desde el Pentágono se ha emplazó a Ankara a elegir entre los S-400 rusos o los aviones estadounidenses, cuya entrega ha sido suspendida.