Las mejores alternativas al fenómeno de los videojuegos Fortnite

0
45
El fenómeno social (y virtual) de los 200 millones de jugadores responde al nombre de Fortnite. Un videojuego lanzado en 2017 que, casi sin comerlo ni beberlo, le ha dado un mordisco a la industria: ganó 3.000 millones de dó

lares a lo largo del pasado año solamente, 300 millones de esos gracias al impulso de su versión para la plataforma móvil iPhone.

Su mayor logro, sin embargo, ha sido instaurar el estilo de juego llamado «Battle Royale». Un modo de diversión que se basa en meter a cien jugadores en un campo de batalla abierto hasta comprobar quién es el último que acaba en pie. Por el camino, los aficionados, un centenar conectados simultáneamente a través de internet, deben adqurir nuevas habilidades y armamento, así como levantar diversas fortificac

iones (si conviene hacerlas) o desplazarse en vehículos.

La «gracia» reside en que poco a poco el área en el que se enfrentan se va estrechando y que, sobre todo, parten de la misma ventaja. De tal forma se pone a prueba en las mismas condiciones a todos, introduciendo, además, un componente desafiante que valora el esfuerzo y el trabajo de los jugadores. Hay que implicarse un poco para moverse y mejorar. Pero, a su vez, existen otros rivales al respecto. Uno de los más fuertes competidores es «PlayerUnknown’s Battlegrounds» (PUBG) y, curiosamente, lanzado anterioresmente que Fortnite.

Ambos títulos, que se han enfrascado en varios litigios, se componen de la misma esctructura, sumergiendo al jugador a un combate a gran escala en donde solo puede quedar uno. El título de Bluehole apuesta, sin embargo, por una cara más realista. El sistema de combate se parece al de los «shooters» tradicionales, pero planea sobre un ambiente más inconsciente; el apartado multijugador, que se mueve con fluidez, se desarrolla con mucha diversión y emoción. Está presente el multiplataforma y, con su reciente llegada a PlayStation 4 (es un título de pago), ha logrado amasar una comunidad más fiel después de pasearse por otros sistemas como Android e iOS, en donde su modelo basado en microtrasferencias también ha cuajado.

Contra todo pronóstico, la última entrega de la afamada serie bélica Call of Duty lo ha fiado todo al multijugador. Esta premisa ha llevado a sus desarrolladores, el estudio Treyarch, a prescindir, por primera vez, de una campaña individual con historia. Pero, para alimentar aún más el interés, se ha sabido defender muy bien con la incorporación de un modo llamado «Blackout» que ejerce a todas luces de «battle royale». Ha aumentado hasta los cien jugadores simultáneos.

Aunque con ciertas renuncias, el juego se centra en un ritmo vertiginoso en donde los jugadores deben acerar posiciones rápidamente sin perder la noción que le otorga esa supervivencia extrema de la que hace gala. Pero lo hace con soltura y brillantez, además de venir con un apartado gráfico sobresaliente que destaca sobre sus rivales.

Puede que resulte un tanto extraña su inclusión, pero «Cuisine Royale» tiene su encanto. No es el peor de esta lista, pero sí demuestra que sabe reírse de sí mismo. Es alocado y simple. Parodia, incluso, a sus «homólogos» Fortnite y PUBG, pero eso da lo mismo. Gráficamente es mejorable, pero este título para PC es muy gracioso. Ofrece un sinfín de objetos virtuales para personalizar a los personajes y poco más.

Uno de los títulos más populares de la actualidad y uno de los que ha definido el año 2018 también ha apostado por incluir un modo multijugador online similar a los «battle royale». Dentro de su apartado Online, «Red Dead Redemption II» permite disfrutar de una partida de todos contra todos llamado «Gun Rush», aunque a diferencia de otros rivales permite competir en un entorno de 32 jugadores. Su aportación es haber logrado llevar sus mecánicas y el western a este estilo, con lo que tienes muchos forajidos para ser el líder.

«Islands of Nyne» es otra cosa. Por lo pronto tiene una ambientación en ciencia ficción. Funciona en primera persona. Está disponible desde el pasado año para PC. Es una experiencia muy competitiva y exigente, pero es muy «arcade». El sistema de combate es rápido, fluido apuesta, en gran medida, por la precisión y la astucia. La última apuesta, y la única que ha hecho tanto ruido que ya se le conoce como el sucesor de Fortnite, es Apex Legends.

Y no es para menos, puesto que el título de Respawn Entertainment ha amasado en pocos días 2,5 millones de usuarios. Bajo el paraguas de EA, este título está ambientado en el mundo de Titanfall. Ya se sabe, robots, ciencia ficción, exploradores, naves espaciales y una estética muy personal. El objetivo es ser el único supervivente de una batalla campal en la que se reúnen hasta 60 jugadores, aunque, a difernecia de otros rivales, se centra en equipos de tres jugadores. De momento está disponible para PlayStation 4 y Xbox One, así como PC, pero es, por ahora, muy prometedor.