La UE urge elecciones libres en una reunión sin el Grupo de Lima

0
52
Rusia intentó hacerse un hueco pero, a pesar de sus quejas, se encontró con el no por respuesta. A los grandes de Sudamérica -Argentina, Brasil y Colombia- la invitación a participar les pareció un despropósito (lo mismo que a Chile y Paraguay). Estados Unidos estaba fuera de lugar y mencionarlo, en ese contexto, se habría interpretado como una provocación.

Aun así, y con la negativa anticipada del presidente interino, Juan Guaidó, a sentarse en otra mesa de diálogo con el presidente de facto, Nicolás Maduro, la pseudocumbre ministerial o el bautizado «Grupo Internacional de Contacto sobre Venezuela» levantó el telón este jueves en Montevideo con el respaldo de la Comunidad del Caribe (Caricom).

Media docena de cancilleres europeos, Federica Mogherini y el presidente uruguayo, Tabaré Vázquez, como anfitrión, se han dado un plazo de 90 días para alcanzar resultados concretos o, dicho de otro modo, para lograr lo imposible: el fin de la crisis de Venezuela con el beneplácito del régimen chavista y de la oposición.En la comparecencia final de Mogherini y el ministro de Exteriores uruguayo, Rodolfo Nin Novoa, se recogió la necesidad de «elecciones presidenciales libres» en «el menor tiempo posible».

Sin embargo, en la primera declaración que se había difundido no aparecía tal llamamiento, ya que no todos los países estaban de acuerdo. De hecho, México y Bolivia, se desmarcaron.

Ofrecimiento para canalizar la ayuda
La jefa de la diplomacia europea ofreció, así mismo, que la UE canalice «de forma imparcial e independiente» la ayuda humanitaria a Venezuela para que «nunca se vea politizada». Para ello, dijo, está dispuesta a abrir en Caracas una oficina que gestione esa asistencia a la población.

Mogherini subrayó que el grupo de contacto no pretende «imponer procesos o soluciones a los venezolanos», ya que, opinó, la solución «debe provenir del pueblo de Venezuela» y su objetivo «tampoco es establecer una mediación o una negociación directa» entre Maduro y Guaidó.

La reunión se había abierto con una propuesta sobre la mesa, el «mecanismo de Montevideo», presentada por mexicanos y uruguayos tras reunirse la víspera con los 14 miembros del Caricom y que consistía en una cadena polémica: diálogo inmediato, negociación, compromisos e implementación. «Nos gustaría un mecanismo de funcionamiento inmediato porque la situación así lo requiere», apuntó ayer el secretario de Exteriores de México, al llegar al encuentro en Montevideo.

En el hipotético escenario de un consenso, proponía al exministro de Exteriores uruguayo Enrique Iglesias, al exsecretario de Relaciones Exteriores mexicano Bernardo Sepúlveda y a la secretaria general iberoamericana, Rebeca Grynspan, como figuras similares a la del «relator», que tanta controversia genera estos días en España.

Prórrogas al chavismo
El ministro de Exteriores español, Josep Borrell, intentó resumir el escenario al advertir que intentarían «avanzar en un calendario de trabajo, un acuerdo de posición» que incluiría «la posibilidad de efectuar elecciones».

Para EE.UU., Canadá y la mayoría de los países iberoamericanos, dar prórrogas al régimen chavista supone un portazo a los intentos de desterrar, de forma definitiva, a Nicolás Maduro, el hombre al que aún responde la Fuerza Armada (y los paramilitares) en Venezuela y que insiste en impedir la entrada de ayuda humanitaria en el país.

Para el elegido de Hugo Chávez, «el mecanismo» supuso un regalo oxigenado que celebró en Twitter: «Saludo la reunión que sostuvieron los 14 países del Caricom, México, Bolivia y Uruguay, en Montevideo. Suscribimos su propuesta de 4 Fases para el Diálogo en Venezuela. Estamos listos para participar en una agenda abierta de entendimiento por la Paz», escribió.

Saludo la reunión que sostuvieron los 14 países del CARICOM, México, Bolivia y Uruguay, en Montevideo. Suscribimos su propuesta de 4 Fases para el Diálogo en Venezuela. Estamos listos para participar en una agenda abierta de entendimiento por la Paz. pic.twitter.com/hB0Mkd33jh— Nicolás Maduro (@NicolasMaduro)

February 7, 2019Por cortesía o convencimiento, la utopía de Montevideo la compartieron, por parte de Europa, representantes de Francia, Alemania, Holanda, Portugal, Suecia, España, Reino Unido e Italia (único de la UE presente en la reunión que no reconoce a Guaidó como presidente). En la línea italiana, al otro lado del Atlántico, hicieron frente común México, Bolivia y Uruguay frente a Ecuador y Costa Rica, países que sí reconocen a Guaidó. En total, una mesa de 13 miembros, número célebre por estar lejos de la buena suerte.

Bloqueo en la frontera
Entre tanto, en Venezuela, Maduro sigue bloqueando la frontera con Colombia para impedir el paso de ayuda humanitaria internacional para paliar la grave crisis que padece la población. El primer cargamento llegó ayer a la ciudad colombiana de Cúcuta, en el límite con Venezuela, según informó la embajada de EE.UU. en Bogotá.La hiperinflación castiga estos días aún con mayor fuerza a los venezolanos.

La subida de precios diaria alcanza ya el 3,5% y el índice interanual se disparó en enero hasta el 2.688.670%, informó el diputado Angel Álvarez, miembro de la Comisión de Finanzas del Parlamento, informa Ludmila Vinogradoff.