El Parlamento egipcio vota alargar a 2030 el mandato de Al Sisi

0
17
El Parlamento egipcio votará hoy varias enmiendas constitucionales que incluyen una extensión del actual mandato de cuatro años del presidente del país, Abdelfatah Al Sisi, de 64 años, según explicó el pasado domingo su portavoz, Ali Abdelaal. El militar accedió al poder en 2013, tras un golpe de Estado que apartó al grupo islamista Hermanos Musulmanes del poder. En junio de 2014, se convirtió en presidente constitucional de Egipto y fue reelegido el año pasado.

Las enmiendas constitucionales propuestas anteriormente sugerían que Al Sisi obtendría permiso para presentarse a dos nuevos mandatos de seis años después de que el actual llegue a su fin en 2022. Así, el mandatario podría ostentar el poder hasta 2034.

Sin embargo, la agencia Reuters informó ayer de que este plan inicial ha sufrido varios cambios, según el borrador de un documento al que ha tenido acceso. Según este documento, las enmiendas permitirán a Al Sisi mantenerse en el poder hasta 2030, ya que su mandato actual será prolongado dos años más, hasta 2024, y el segundo ya durará seis, concluyendo, por tanto, en 2030.

La televisión estatal egipcia también ha informado de que el comité legislativo del Parlamento había aprobado las enmiendas y de que se estaba preparando para presentarlas al voto del conjunto de la cámara, fijado para hoy. Abdelaal dijo que los cambios introducidos fueron el resultado de debates cívicos organizados por el Parlamento para escuchar diferentes puntos de vista sobre las enmiendas propuestas.

Si finalmente fueran aprobadas hoy por el Parlamento, las enmiendas serían sometidas a un referéndum público antes de hacerse efectivas, explicó Abdelaal. Los partidarios de Al Sisi dominan la cámara, que cuenta con 596 escaños.

Más poder militar
Los cambios propuestos también piden establecer una segunda cámara parlamentaria, que sería llamada Senado, compuesta por 180 miembros, y otorgaría al presidente nuevos poderes, como el nombramientos de jueces y el del fiscal de la nación.

Una de las modificaciones más polémicas es la enmienda del artículo 200 de la Constitución, donde se añadiría que el deber de los militares es proteger «la democracia constitucional, la composición fundamental del país y su naturaleza civil». Algunos sectores críticos temen que esos cambios otorguen a los militares aún más influencia en la vida política de Egipto.

Los partidarios de Al Sisi sostienen que los cambios son necesarios para darle más tiempo y completar el desarrollo de ciertos proyectos y reformas económicas. Sus críticos lamentan, en cambio, que el mandatario concentre cada vez más poder en sus manos, a pesar de las acusaciones por violar los derechos humanos que se ciernen sobre él.

El voto de las enmiendas que pueden cambiar el futuro de Egipto llega una semana después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, recibiese al presidente egipcio en la Casa Blanca. Durante la visita, los periodistas preguntaron al mandatario estadounidense por las ambiciones de su homólogo de mantenerse en el cargo hasta 2034: «No conozco el plan, solo puedo decir que está haciendo un gran trabajo», respondió Trump.

El presidente norteamericano y Al Sisi compartieron un almuerzo de trabajo en el que discutieron asuntos militares, intercambios comerciales y la situación en Gaza, y en el que es improbable que el mandatario de EE. UU. recriminara a su invitado por violaciones de derechos humanos en Egipto, a pesar de las peticiones que había recibido de grupos de defensa de los derechos humanos.