Diccionario europeo de 2019, el año en que la Unión Europea se juega su supervivencia

0
11
A-Abstención.
La abstención de los votantes más jóvenes facilitaron las inesperadas victorias de los partidarios del Brexit, en Reino Unido, y de Donald Trump, en Estados Unidos. Para contrarrestarla, Bruselas ha lanzado una campaña ciudadana, con clara inspiración estadounidense, para llamar el voto especialmente entre los jóvenes, #estavezvoto, después de la preocupante tendencia de los últimos años. En 2014, del 42,61% total, el mínimo histórico, solo votó el 28% por ciento de los menores de 24 años, con Eslovaquia y Finlandia como casos más extremos. En España tan solo lo hizo el 27% de jóvenes.

B-Brexit
En la semana del 14 de enero, el Parlamento británico votará el acuerdo de salida de la UE de Reino Unido. A priori, la premier Theresa May se enfrenta a una más que probable derrota, pero ya ha dado sobradas muestras de supervivencia política desde que accedió al poder en 2016. El 30 de marzo se cumplirán dos años de la aplicación del artículo 50 y a falta de menos de 90 días el escenario de un Brexit sin acuerdo gana cada día más enteros pese a las presiones de movimientos como «People’s vote», que han movilizado hasta a 700.000 personas en Londres para pedir un segundo referéndum antes de que sea demasiado tarde.

Manifestación de los chalecos amarillos

EFE
C-Chalecos amarillos.
Los chalecos amarillos en Francia protagonizaron en 2018 las revueltas de los europeos contra sus gobernantes. Lo que empezó como una crítica a la subida del precio de los carburantes pronto derivó en una enmienda a la totalidad: el sistema ha dejado de proteger a una parte no despreciable de la población, que ve cómo sus condiciones de vida empeoran cada año por la acción de una una élite política que no les representa. De hecho, uno de cada dos franceses quiere que este movimiento cristalice en una lista para las elecciones europeas, según un sondeo publicado el pasado miércoles. Otros gobiernos no hicieron del bienestar una prioridad y pagaron las consecuencias.

D-Dinero europeo
Si el Reino Unido finalmente consuma su Brexit, los presupuestos de la Unión Europea contarán con un importante agujero en sus cuentas. Pese a los probables recortes en muchas partidas, especialmente referidas a los fondos de cohesión y a la política agraria común, ambas en torno al 10 por ciento, y que suponen un importante punto de inflexión en la historia de las cuentas europeas, la migración, la seguridad y la lucha antiterrorista verán reforzadas sus inversiones en los próximos años. En el marco financiero plurianual 2021-2027, también se redoblará la apuesta por el programa Erasmus, uno de los éxitos incontestables de la historia de la UE.

E-Elecciones europeas
Las próximas elecciones europeas de mayo de 2019 aventuran un posible cambio de era en la Unión Europea. Desde las instituciones se insiste en que los comicios que tendrán lugar del 23 al 26 de mayo son los «más decisivos de las historia de la UE». La Unión se enfrenta a un escenario en el que una porción considerable de la Eurocámara en la próxima legislatura será ocupada por fuerzas euroescépticas -algunas encuestadoras estiman que en torno a un tercio de los escaños- que buscan subvertir el statu quo de la Unión de las últimas décadas.

F-Francia
Con la victoria en las presidenciales francesas de Emmanuel Macron ante Marine Le Pen, a la UE se le presentaba de nuevo el tren de acelerar en la integración ante la incertidumbre del Brexit, Rusia y EE.UU.. Por primera vez se veía a un presidente ganar las elecciones ondeando la bandera europea. Un año y medio después, poco queda ya de esa ventana de oportunidad. Ahora mismo, según encuestas, un Macron con niveles de popularidad por debajo del 30% se disputaría la primera plaza con Marine Le Pen si se celebraran en este momento las elecciones europeas, donde la extrema derecha suele sacar provecho del histórico abstencionismo de estos comicios. Precisamente el antiguo Frente Nacional (ahora Agrupación Nacional) venció en Francia en las de 2014.

G-Greens.
Ante el fantasma del populismo y la abstención, en Bruselas escudriñan todas las vías posibles para movilizar a los europeístas, especialmente los jóvenes: desde insistir en lo que la UE hace por los ciudadanos hasta potenciar más programas como el Erasmus. A todo ello se le suma el voto ecologista, sin duda uno de los temas que más parece movilizar a los europeístas del centro y norte de Europa. En Alemania, pese a la sobrerrepresentación mediática de los ultraderechistas de Alternativa para Alemania, los verdes se han posicionado en bastiones conservadores como Bavaria como el segundo partido tras los democristianos y aglutinando el voto desencantado con los socialdemócratas. Más al norte, el cambio climático preocupa hasta el 30% de los suecos y al 25% de los daneses, según el eurobarómetro.

Federica MogheriniH-High representative.
Desde 2014, la socialdemócrata italiana Federica Mogherini, de 45 años de edad y de la generación Erasmus (habla también inglés y francés), ha ostentado el cargo de Alta Representante de la UE para Asuntos Exteriores, creado en 2009 como respuesta a la impertinente pregunta de «¿a quién llamo si quiero hablar con la UE?». Una de las principales banderas de Mogherini ha sido el acuerdo nuclear iraní, del que Trump se desmarcó hace unos meses. Con el Consejo Europeo, compuesto por los gobiernos de los 28 estados miembros, y la Comisión Europea, a Mogherini, como a su predecesora Catherine Ashton se le ha achacado su perfil bajo o como apuntaba un perfil del pasado agosto en el diario británico «The Financial Times»: «Está en todas partes y en ninguna al mismo tiempo». Su mandato termina este año.

I-Inmigración.
Más allá del Brexit, los principales Estados miembros de la Unión Europea (UE) han tenido una única y gran obsesión en 2018: la inmigración irregular. El control de las fronteras exteriores ha sido de nuevo el principal caballo de batalla político en el seno de la UE pese al acusado descenso de llegadas por el mar Mediterráneo a Europa. Hasta el pasado 24 de diciembre, los países del sur tuvieron la cifra más baja de los últimos cuatro años con 119.336 por las 172.301 de 2017, las 362.753 de 2016 y el millón de hace tres años, según cifras de la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur). Todo parece indicar que también marcará la agenda política en este 2019, especialmente de cara a los comicios de mayo.

J-Juncker
El proceso del conocido como candidato principal (o Spitzenkandidat, en jerga comunitaria) fue utilizado por primera vez en el nombramiento del conservador Jean-Claude Juncker, que termina mandato y no será otra vez candidato. En su primer discurso sobre el Estado de la Unión en octubre de 2014, Juncker, un europeísta convencido, advirtió que era «la última oportunidad de la Comisión (…) O logramos acercar a nuestros ciudadanos a Europa o fracasaremos», concluyó entonces. Cuatro años más tarde la UE parece encaminarse al tercero de los cinco escenarios planteados en el Libro Blanco del pasado año: «Los que desean hacer más, hacen más; la UE de los 27 sigue funcionando como en la actualidad, pero permite a los Estados miembros que lo deseen una mayor colaboración en ámbitos específicos. El favorito a sucederle es el socialcristiano alemán Manfred Weber, también de los populares europeos.

K-Kramp-karrenbabuer (+Merkel)
Con la marcha de Merkel, que declaró que no buscaría otra reelección más allá de 2021, la UE cerrará el ciclo de la gran líder del viejo continente durante cerca de los últimos 15 años. Annegret Kramp-Karrenbauer, más comúnmente conocida como AKK, ganó el liderazgo del partido más dominador de Alemania, los democristianos de la CDU. No obstante, esta mujer de 52 años, la elegida de Merkel, hereda una formación altamente polarizada entre los que preferían un giro a la derecha para intentar neutralizar el discurso de Alternativa para Alemania o en cambio seguir en la línea centrista de su predecesora durante los últimos 18 años. Ahora bien, ¿será capaz de llenar el gran vacío de liderazgo europeísta que dejará su principal valedora?

La ultraderechista francesa Marine Le Pen (d) se reúne con el ministro italiano del Interior, Matteo Salvini (i), en Roma (Italia)

EFE
L-Liga de Ligas.
Las elecciones al Parlamento Europeo en mayo, que determinarán los próximos miembros de la Comisión Europea, los líderes del Consejo Europeo y el Banco Central Europeo, y el Alto Representante para Asuntos Exteriores y Política de seguridad, podrían conceder a los partidos euroescépticos el mayor poder de decisión de toda su historia. El ministro italiano de Interior, Matteo Salvini, lidera las fuerzas nacional-populistas junto a Marine Le Pen, en Francia, Viktor Orban, en Hungría o incluso Vox, en España, entre otros. Hasta ahora todas las fuerzas euroescépticas no habían logrado unirse en Europa, aunque todo puede cambiar de cara a 2019. De hecho, el exasesor del presidente Trump, Steve Bannon ya ha buscado aunarlos bajo el paraguas de «El Movimiento», aunque se ha topado con la vigencia de leyes contra la influencia extranjera, presente en la mayoría de los países de la EU. La Liga lidera ahora las encuestas con un 33% de intención de voto, el doble que en las elecciones del pasado marzo.

M-Me Too.
«Estaba en una manifestación frente al Parlamento Europeo cuando noté que un eurodiputado alemán del Parlamento Europeo me estaba mirando. Comenzó a seguirme, pero desapareció de pronto. Aliviada, salí silenciosamente de la habitación. Cuando llegué a la salida, de repente apareció de la nada, me agarró por la cintura y me dijo: “¿Eres nueva aquí? ¡Vamos a tomar una copa juntos! ¿Eres periodista o asistente parlamentaria?”». Así comienza el último testimonio recogido en la web «metooep.com» que trabajadores de la Eurocámara, mayoritariamente mujeres, abrieron el pasado año para publicar historias de colegas que han sufrido acoso sexual. Con esta iniciativa pretenden instar a la institución a aprobar más medidas en contra del acoso sexual en sede parlamentaria.

N-Noticias falsas
La injerencia externa y la difusión de noticias falsas también serán clave en este año crucial de la UE. Para guardarse las espaldas, la Comisión pretende que Facebook, Twitter y Google informen regularmente sobre noticias falsas y campañas de desinformación antes de las elecciones europeas de mayo. Para Andrus Ansip, vicepresidente responsable del Mercado Único Digital, «debemos estar juntos y aunar fuerzas para proteger nuestras democracias frente a la desinformación. Hemos observado tentativas de interferir en las elecciones y referéndums, y las pruebas apuntan a Rusia como principal fuente de esas campañas».

Ñ-España
El 26 de mayo España tendrá su «superdomingo» electoral en España al coincidir las europeas con los comicios municipales y autonómicos. El europeísmo no está muy presente históricamente en las agencas políticas nacionales. Si en 2014 sirvió como lanzadera de Podemos en esta edición parece que hará lo propio con Vox.

O-Orban
Con la conocida como «ley de esclavos», que permite a los empleadores pedir al personal que trabaje hasta 400 horas por año en horas extras, el Gobierno húngaro ha logrado que simpatizantes socialdemócratas y la extremaderecha de Jobbik marchen juntos contra la mayoría absolutísima del Ejecutivo de Viktor Orban. Así y todo, la estimación de voto a Orban, una de las grandes némesis del europeísmo de Merkel y Macron, roza el 50 por ciento, garantizando una docena de asientos en el Parlamento más para el Partido Popular Europeo, que hasta ahora ha desestimado la expulsión de Fidesz de sus filas.

P-PESCO
Era la «bella durmiente» de los tratados, según la llamó el propio presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. Con la Coordinación Permanente Estructurada en Defensa la Unión busca prepararse mejor para las nuevas amenazas -híbridas, cibernéticas, yihadistas, etc- pero también avanzar hacia una mayor operatividad de sus fuerzas y la convergencia de las industrias en Defensa. «Europa no podrá defenderse sin un «auténtico ejército europeo», sostuvo en noviembre Macron, apelando a su gran proyecto europeo, la Iniciativa Europea de Intervención (IEI, un grupo más reducido y aventajado que PESCO), respaldado días después por Merkel ante la ira de Trump.

Q-Quorum
El quórum es el número mínimo de diputados que deben estar presentes para que el resultado de la votación sea válido y se alcanza cuando está presente en el hemiciclo la tercera parte de los diputados. El Brexit, y la consecuente salida de los eurodiputados británicos, modifica el reparto. De un total de 751 se va a pasar a 705. España contará con 59 eurodiputados de los 54 que ha tenido hasta ahora.

R-Rumanía.
El 1 de enero Rumanía asumió la presidencia rotatoria de seis meses del Consejo de la UE – que consiste en coordinar la política y la legislación de la UE entre los 28 estados miembros- por primera vez desde que entró en 2007 en la Unión Europea. Juncker deslizó en una entrevista que Bucarest, sumido en una gran crisis política por la corrupción y la controvertida reforma del sistema judicial, no parece estar preparado para semejante responsabilidad en el semestre del Brexit y las elecciones europeas.

El líder del Partido Socialdemócrata (SPD), Horst Seehofer; la canciller alemana y líder de la Unión Cristianodemócrata (CDU), Angela Merkel; y el líder de la Unión Socialcristiana (CSU), Olaf Zcholz

EFE
S-Socialdemócratas.
Se espera que por primera vez en la historia el Partido de los Socialistas Europeos (PSE) baje del 20% de los votos en unas elecciones europeas. En muchos países como Francia la socialdemocracia está ahora en peligro de desaparecer. En otros como Alemania o Italia, grandes caladeros progresistas-europeístas de las últimas décadas en el Parlamento Europeo, las formaciones de centroizquierda no se levantan del diván: el SPD parece abocado a perder la segunda plaza a nivel nacional tras las grandes coaliciones con Merkel y el Partido Democrático ve de momento inalcanzables a los populistas de Movimiento 5 Estrellas y especialmente a la Liga. Solo los socialistas ibéricos aguantan. Y las malas noticias no acaban: la Eurocámara se despedirá si se consuma finalmente el Brexit de la presencia de los laboristas británicos, que garantizaban más de una docena de asientos. El número dos de Juncker en la Comisión, el socialdemócrata holandés Frans Timmermans, liderará al PES pese a la gran debilidad de su formación en el panorama político nacional.

T-Tasa Google
El 21 de marzo de 2018, la Comisión Europea propuso nuevas reglas para garantizar que las actividades comerciales digitales se graven de manera justa y favorable al crecimiento en la UE. «La primera iniciativa apunta a reformar las reglas de impuestos corporativos para que las ganancias se registren y apliquen impuestos cuando las empresas tengan una interacción significativa con los usuarios a través de canales digitales. La segunda propuesta responde a las llamadas de varios Estados miembros para un impuesto interno que cubra las principales actividades digitales que actualmente escapan del impuesto en la UE», explican desde la Comisión. «No es justo que Google, Amazon, Facebook, Apple o Microsoft paguen menos impuestos que las pymes españolas o francesas», dijo a ABC el ministro francés de Economía, Bruno Le Maire el pasado abril. Desde Luxemburgo o Irlanda se ve de otra manera: «Si eso se hace únicamente en la UE, existe un riesgo muy grande de que las empresas se desplacen fuera de la UE», sostuvo en una entrevista el ministro luxemburgués de Exteriores, Jean Asselborn.

U-Unión fiscal
El 1 de enero de 1999, 11 países de la UE lanzaron una moneda común, el euro, e introdujeron una política monetaria compartida en el Banco Central Europeo. Pese a que la zona euro se ha recuperado de la mayor crisis de su historia con un robusto crecimiento, “la arquitectura que respalda a la unión monetaria de Europa sigue siendo incompleta y deja a la región vulnerable a futuras crisis financieras”, estiman desde el Fondo Monetario Internacional. “La zona del euro debe ir hacia una política fiscal común, incluida una mayor distribución del riesgo fiscal, para preservar la integración y la estabilidad financiera y económica”, agregan.

V-Varoufakis-Volt
Las iniciativas de cara a las próximas elecciones europeas sobrepasan las instituciones europeas. Por un lado Volt, fundado por el italiano Andrea Venzon, la francesa Colombe Cahen Salvador y el alemán Damian Boeselager, representa el «primer movimiento paneuropeo» de la «generación Erasmus» (según las palabras del propio partido). En España los lidera Chema Larrea. Por otro lado, el carismático ex ministro de Economía griego Yanis Varoufakis encabezará encabezará la lista de su partido paneuropeo, DiEM25 (enmarcado en la Internacional Progresista impulsada por el estadounidense Bernie Sanders), en Alemania. En España, esta formación será representada vía la plataforma Actúa, de Baltasar Garzón y Gaspar Llamazares, integrada en DiEM25.

Volt is shocked that the co-founder of @DiEM_25 and Progressive International has compared the EU to a regime. The EU is a democratic political and economic union of 28 states. We acknowledge that it’s imperfect, and thus we want to reform it, but the EU isn’t a regime. #VoteVolt https://t.co/8yfq6XBNlO— Volt Europa (@VoltEuropa)

2 de enero de 2019W-Westfalia
Los analistas e historiadores más pesimistas ven en el auge de los partidos nacionalpopulistas en la Unión Europea, inspirados en las «democracias iliberales» de los países del Visegrado, la amenaza de división entre los Estados de la Unión y la vuelta a la Europa de Westfalia (ver este estudio de Fundación Alternativas sobre el Estado de la UE ).

X-Generación X.
En 2017, casi una quinta parte (19%) de la población de la UE tenía 65 años o más, según Eurostat. Las tasas de fertilidad disminuyeron drásticamente en los Estados miembros de la UE después del pico de «baby boom» de posguerra en la segunda mitad de la década de 1960. La generación X (1961 – 1981) y los millennials (1981-2001) ven muy lejos una pensión de jubilación como las de la generación del «baby boom».

Y-YouTube
El impuesto al link, «conocido formalmente como» Artículo 11, obliga a compañías como Google y Facebook a pagar a los editores cada vez que el contenido esté vinculado a sus plataformas. Está incluido en la «directiva copyright» aprobada el pasado verano y que causó polémica al establecer que Google, Facebook o YouTube deben desarrollar mecanismos para controlar que los contenidos que comparten los usuarios respeten los derechos de autor.

Z-Zona Schengen
El Acuerdo de Schengen permite que las personas y las mercancías se muevan a través de Europa sin detenerse en los controles fronterizos, pero la crisis migratoria, exagerada por los gobiernos antiinmigración, lo pone continuamente a tela de juicio. «Quienquiera que aterrice en Italia aterriza en Europa … Schengen está en riesgo», consideraba un documento del Ejecutivo italiano publicado el pasado junio.