A prisión el venezolano acusado por Maduro de quemar a otro en unas protestas de 2017

0
24
La Audiencia Nacional ha enviado este jueves a prisión, de forma provisional, a Enzo Franchini Oliveros, el venezolano acusado por el régimen de Nicolás Maduro de quemar vivo a un joven de 22 años en unas protestas en 2017. El magistrado Santiago Pedraz ha ordenado su encarcelamiento preventivo y sin fianza tras celebrarse una vista en la que el arrestado ha rechazado la extradición. Fuentes jurídicas han informado de que el juez ha acordado esta medida a petición de la Fiscalía, mientras se estudia la extradición.

En la comparecencia en el tribunal español encargado de analizar jurídicamente las extradiciones, un proceso que siempre puede frenar el Gobierno en el hipotético caso de recibir la luz verde de los jueces, el acusado ha alegado que no quiere ser entregado a su país por el miedo a recibir torturas del régimen. Venezuela vive una crisis política y social de envergadura, sin la salida del poder de Nicolás Maduro y con el presidente de la Asamblea Nacional Juan Guiadó autoproclamado presidente del país.

El fiscal general venezolano, Tarek William Saab, informó ayer miércoles en la red social Twitter de la detención en Getafe, una localidad del sur de Madrid, del arresto del encarcelado. Según este alto cargo del régimen de Maduro, la detención se produjo después de cursar una orden internacional de arresto a través de Interpol. Un acusador público, el fiscal 48 del Ministerio Público de Venezuela, atribuye a Franchini Oliveros, los delitos de instigación pública, homicidio intencional calificado y terrorismo.

«Recordamos que en medio de protestas violentas, acaecidas durante Abril-Julio (2017) motivadas a derrocar el gobierno legítimamente constituido, manifestantes armados quemaron vivo por razones discriminatorias y violatorias a los derechos humanos al joven Orlando Figuera», manifestó William Saab, en la cadena de mensajes que publicó en Twitter sobre los hechos, sucedidos el 20 de mayo de 2017.

Según las autoridades venezolanas, el encarcelado agredió supuestamente a Figuera con un arma blanca ocasionándole una herida «y comenzó a gritar a los manifestantes que estaban cerca que ‘este estaba robando’ para que la multitud lo agrediera física y verbalmente». Tras ello, la supuesta víctima «recibió varias heridas con armas blancas y una persona le roció gasolina y lo prendió en fuego».

El fiscal general de Venezuela ha aprovechado esta operación para sacar pecho de que, supuestamente, «los países democráticos ratifican su cooperación con nuestro sistema de justicia», en relación al sistema español. Según él, el régimen de Maduro ha iniciado los trámites para que España extradite al arrestado.